Ni una más: concentración por Erika Kassandra y todas las que nos faltan

Ni una más: concentración por Érika Kassandra y todas las que nos faltan

Texto por Viviana MK / Fotografías: Polly Krac y Rafael Camacho

La tarde del 9 de diciembre de 2014, un grupo de personas de distintas edades se concentraron frente a la representación de gobierno del Estado de Michoacán, en la colonia Nápoles, en un acto de inconformidad ante la indiferencia de uno de los más recientes casos de feminicidio en dicho estado. Sin embargo, más que tratarse de un caso, se trata de una vida arrebatada, la vida de una joven dedicada a ejercer la enfermería, la de Érika Kassandra Bravo Caro de 19 años.

Ni el frío, ni la oscuridad de aquella tarde de invierno hicieron desistir a lxs manifestantes, tanto independientes, como de algunas organizaciones y colectivos. Algunxs llevaban velas y fotografías de Érika que portaban como si fuera su rostro, haciéndonos recordar que, en tiempos de violencia sistemática, todxs somos víctimas potenciales, pero lo más importante es ser solidarixs: ella somos todxs.

Muchas voces se alzaron en protesta frente a la representación de Michoacán, algunas en conjunto, gritando consignas y otras tantas resonaban por la calle a través de un megáfono. Entre esas voces, pudimos reconocer la de Yakiri Rubí Rubio Aupart, quien hace un año, logró sobrevivir a una agresión sexual y una tentativa de feminicidio. También, se escuchó la voz de Ana Katiria Suárez Castro, la valiente abogada que acompañó a Yakiri durante el proceso legal al que tuvo que enfrentarse cuando el sistema de justicia la inculpó, a pesar de haber llegado en calidad de denunciante.

El objetivo de manifestarse frente a la representación de Michoacán, es enviarle una mensaje de protesta al gobernador, Salvador Jara Guerrero, por minimizar el problema al asegurar que el asesinato de la joven se trata de «un hecho aislado» y ante su negativa a declarar alerta de género aún cuando es la segunda mujer asesinada en una semana en ese estado. Aparentemente, Jara considera que llamar este tipo de homicidios por su nombre –feminicidios– y aceptar que es un problema social, simplemente generaría una «psicosis innecesaria» en la población.

Asimismo, lxs manifestantes muestran su descontento ante la condescendencia del gobernador al hacer una atenta invitación a exigir justicia para Érika de manera pacífica, luego de haber reconocido la indignación de lxs familiares y amigxs de Érika.

¿Hechos aislados o el saqueo a los cuerpos que se leen como femeninos?

No obstante, Jara no es el único que piensa que el asesinato de Érika es un hecho entre mil, pues el procurador de justicia de Michoacán, José Martín Godoy Castro, sostiene que se trata de un asunto entre particulares, como si ignorara que las particularidades que se repiten a diario, dejan de ser tal para convertirse en nada menos que generalidades, es decir, problemas de magnitud social. También afirmó que, según los datos que arrojó la averiguación previa, la víctima y el victimario se conocían, lo cual parece una exhortación a restarle importancia al despojo de las voluntades y cuerpos de las mujeres, pues recordemos que cuando un acto de injusticia queda impune, se convierte entonces en un acto permisible a todos los niveles.

Según familiares y vecinxs de Érika, un hombre integrante de la Fuerza Rural Estatal de Uruapan, acosaba a la joven desde hacía varias semanas, el presunto responsable lleva por nombre Francisco Manríquez. Sin embrago, no es de sorprenderse que el alcalde del estado de Michoacán, Aldo Macías Alejandres, declarara a La Jornada de Michoacán que: «Son 100 elementos que andan uniformados y los vemos cuando van a solicitar algún apoyo al Ayuntamiento. Algunos no traen uniformes, nos muestran sus credenciales pero no sabemos si son verídicas […] No sabemos si pasaron los exámenes de control y confianza… No tenemos la información de los elementos de la Fuerza Rural que están acreditadas». Es así como se demuestra, una vez más, la poca organización en las esferas de gobierno, pero sobretodo, la nula voluntad por esclarecer el caso.

 

Nos faltan muchas, muchas más

Todo parece indicar que la ciudadanía es quien tiene plena consciencia de que el asesinato de Érika Kassandra se trata de un crimen de violencia sistemática, pues lamentablemente, no es el único. En el Estado de México desaparecen en promedio dos mujeres al día, según los datos de la Colisión Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe. Pero también en el DF las vidas de las mujeres corren peligro, basta con recordar el más reciente caso de feminicidio, el de Anayeli Bautista Tecpa, estudiante de la Facultad de Química de la UNAM; y por supuesto, tampoco olvidar que aún nos faltan las presas políticas.

La violencia en contra de las mujeres es una cara más de la violencia sistemática, un medio del cual se vale el sistema para mantener el orden, y que opera de distintas formas en sectores específicos de la población. Sin embargo, esta violencia estructural no solamente la ejercen las autoridades, sino también la población en general, pues es un pensamiento implantado en las subjetividades para facilitarle el trabajo de opresión al Estado. Hacemos una invitación a repensar la manera en que nos relacionamos, a cuestionarnos cómo llevar a cabo la acción directa y autodefensa en situaciones de violencia machista, y a organizarnos. Porque vivas nos queremos, la lucha sigue.

Fuente:  Subversiones.

 

Enlaces relacionados:

Video rinde tributo para Erika Kassandra; exigen justicia

 

Mujeres y violencia en México. Numeralia desde un país en guerra.

10392297_566538506823790_5735044285252344370_n (1)Mujeres y violencia en México. Numeralia desde un país en guerra.

Por: Eugenia Gutiérrez.

Ciudad de México, 25 de noviembre de 2014.

 No existe un término para referirse a una madre que pierde a su hija, a su hijo. No será viuda ni huérfana. Simplemente madre por el resto de su vida, una madre sin sus hij@s. Ocurre lo mismo con un padre que padece la paternidad interrumpida, pues no dejará de serlo nunca. En México, gran parte de los hijos y las hijas que se pierden no lo hacen por enfermedad ni por accidente, sino a causa de la violencia institucional. No son pérdidas naturales sino pérdidas evitables. Ya sea por desnutrición, enfermedades curables, secuestro, asesinato o por detención y desaparición, se calcula que un cuarto de millón de madres y padres mexicanos han perdido a sus hij@s en lo que va de este siglo XXI, sin que alguien se haya tomado la molestia de llevar una cuenta precisa. Tampoco existe un término que pueda definir a los descendientes, familiares y conocidos de una persona secuestrada, asesinada o desaparecida por policías, militares y grupos abiertamente delincuenciales. Simplemente familias rotas. Nuestro país ha generado en los últimos ocho años al menos 150 mil.

Conforme avanzan las décadas, cada 25 de noviembre se intensifican las actividades mundiales por el día internacional contra la violencia hacia las mujeres, pues ésta no termina. En África, a ocho meses de su secuestro por parte del grupo terrorista Boko Haram, 219 niñas estudiantes de la secundaria cristiana de Chibok continúan secuestradas en Nigeria por señores de la guerra. Los extremistas musulmanes encabezados por Abubakar Shekau las han mostrado videograbadas, sometidas, insertas en doscientas burkas y repitiendo versos del Corán. En distintos videos, un Shekau armado hasta los dientes ha amenazado con venderlas por unos cuantos dólares para que se diluyan en un mercado sexual de jovencitas. No conforme, se ha burlado de la campaña mundial “Devuélvannos a nuestras hijas”, alegre y protegido por una escenografía de lanzamisiles. En otros países en guerra como Siria, Palestina, Afganistán o Rusia, por mencionar sólo algunos, decenas de miles de familias padecen los agravios del desplazamiento forzado, los enfrentamientos militares, la migración y la falta de acceso al alimento, la salud, la vivienda y la educación. Niñas, niños y mujeres pagan la cuota más alta de dolor.

Seguir leyendo

Si te violan defiéndete, pero poco. El caso de Yakiri Rubio

“Si te violan defiéndete, pero poco. El caso de Yakiri Rubio”- FA Producciones & Periodismo DF 2014
Premian documental sobre Yakiri 
El documental sobre Yakiri Rubí Rubio es  premiado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la ONU.

Seguir leyendo

Invitación Preaudiencia en el DF: Violencia de Género y Feminicidio

Preaudiencia Violencia de Género y Feminicidio – Distrito Federal

Tribunal Permanente de los Pueblos – Capítulo México

4, 5 y 6 de agosto de 2014

 

Yo sostengo que soñar continúa siendo una práctica subversiva,

con una deliciosa, pero lícita, peligrosidad;

un hábito difícil de erradicar,

cuya ternura y perseverancia

sigue teniendo la innata capacidad de conmover

y abrir ranuras, por pequeñas que sean,

en corazas bien armadas y aparentemente impenetrables.

Gioconda Belli, Sobre las ventajas de soñar

 

 

Sede

Teatro 11 de julio del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana ubicado en : Dr. Vértiz 668, Col. Narvarte, México DF (Metro Etiopía/Metrobus Doctor Vértiz)

 

http://www.tppmexico.org/invitacion-preaudiencia-en-el-df-violencia-de-genero-y-feminicidio/

Seguir leyendo

En el Estado de México, “la autoridad necesita ver que a una mujer se le mutile un seno para considerar que hay feminicidio”

En el Estado de México, “la autoridad necesita ver que a una mujer se le mutile un seno para considerar que hay feminicidio”

Organizaciones civiles acusan que la tipificación del creciente delito se hizo para disminuir las estadísticas.

CAROLINA BEDOYA MONSALVE

México, Distrito Federal. “La tipificación en el Estado de México para calificar a un delito como feminicidio sólo le convino al gobierno para disminuir las cifras de los crímenes contra la mujer”, acusa Karla Micheel Salas Ramírez, presidenta de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD).

En marzo de 2011, organizaciones que luchan contra el feminicidio descalificaron la forma en que el Estado de México lo estandarizó, pues la consideraron subjetiva a la hora de calificar un delito contra una mujer, informa María de la Luz Estrada Mendoza, coordinadora ejecutiva del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

“No hay una legislación adecuada, y lasleyes no son efectivas, no se investiga y esto hace que pensemos cada vez más en un vinculación de las autoridades policiales con los feminicidios”, agrega Estrada Mendoza.

“El gobierno supuestamente tiene acciones para la prevención, pero son sólo mediáticas porque en la práctica no se ve; se repite la historia de Ciudad Juárez en cuanto a la falta de interés gubernamental por parar las muertes y buscar a los responsables, y dicen que tienen cosas más importantes que hacer”, denuncia la presidenta de ANAD, quien recuerda que cuando el actual presidente Enrique Peña Nieto fue gobernador del estado, las organizaciones denunciaron el asesinato de 922 mujeres, pero las instancias oficiales lo negaron y no pusieron en marcha ningún plan de acción.

Seguir leyendo

No queremos más violencia de Género !

Los compañeros de la maestría en Medicina Social de la UAM Xochimilco nos comparten el siguiente cartel y una carta para firmar:
xochitl
Carta abierta a la comunidad universitaria de la UAM y a la opinión pública

El 11 de junio de 2014, XÓCHITL CARRASCO CERÓN, de 19 años y estudiante de la Comunicación Social de la UAM-X, fue asesinada con lujo de violencia por quien fuera su pareja. Este doloroso caso, que condenamos y con cuya tragedia y la de su familia nos solidarizamos, hace inaplazable la discusión, posicionamiento y búsqueda de soluciones de l@s universitari@s y la sociedad en su conjunto sobre una terrible realidad que afecta a las mujeres en México: el feminicidio.

Feminicidio se refiere al asesinato de mujeres por el hecho de ser mujeres y es una forma extrema de violencia de género, sea que se refiera al asesinato individual de una mujer o al homicidio sistemático de mujeres en una sociedad, en especial en contextos donde no existe un reproche social o cultural de esos hechos.
La violencia de género es una realidad histórica y compleja en el país que, desafortunadamente, suele pasar por alto y que en la mayoría de las ocasiones queda impune a pesar de los cambios sociales, culturales y legislativos que se han dado al respecto. Las mujeres siguen en situación de vulnerabilidad, indefensión, riesgo y desventaja, al punto de que la violencia de género ha asumido cada vez formas más criminales en sus relaciones cotidianas. En este caso específico, en aquellas que atañen a la vida universitaria, comúnmente asumidas como ‘violencia en el noviazgo’, ‘de pareja’, ‘entre pares’ o simplemente ‘inseguridad ciudadana’, y que en realidad refieren acciones feminicidas.

Nos preocupa que el caso de Xóchitl quede impune y olvidado como el de las 2 mil 300 mujeres más que han sido víctimas de feminicidio en los últimos dos años en el país y que no han encontrado justicia. Nos preocupa que este crimen no sea reconocido como lo que es: un feminicidio. Y nos preocupa, sobremanera, que vuelva a suceder.

Por ello nos dirigimos a la comunidad universitaria, con el fin de exhortarla a que reconozca las especificidades del asesinato de mujeres provocado por personas conocidas con quienes la víctima ha tenido alguna relación familiar, laboral, sentimental o de convivencia de cualquier clase, consecuencia del ejercicio sistemático de violencia de género; a que reflexione y proponga soluciones conjuntas para erradicarla, en los espacios públicos y privados, en nuestra vida cotidiana. 


Nos pronunciamos también porque no se justifique la violencia de género; porque los gobiernos cumplan con su obligación de proteger la vida de las mujeres y apliquen las penas que corresponden al tratarse de un feminicidio; porque los medios de comunicación aborden casos como el de Xóchitl Carrasco con apego a lineamientos éticos y con perspectiva de género, nombrando el feminicidio y sin justificar al agresor.

En la perspectiva de todo lo anterior creemos necesario:

– Visibilizar el feminicidio de Xóchitl Carrasco dentro y fuera de la universidad, con perspectiva de género y sin amarillismo, para participar en la forma en que se construye la información sobre el caso y colaborar con la búsqueda de justicia.
– Que la universidad se pronuncie y adopte medidas concretas en contra de la violencia de género en todos sus tipos y modalidades.
– Apertura de espacios académicos y sociales para la reflexión y orientación sobre violencia contra las mujeres/violencia de género, que nos ayuden a construir un mejor presente y futuro para las y los universitarios y la sociedad en general.

Hacemos también un llamado a toda la comunidad universitaria de la UAM a asumir un compromiso real en contra de la violencia de género. No la permitamos más ni dentro ni fuera de nuestras instalaciones.

¡Justicia para Xóchitl Carrasco!
¡Ni una muerta más!

https://www.facebook.com/comitedeluchauamx

 

Feminicidios en México en aumento

informeFeminicidios: cada día asesinan en México a seis mujeres

Ciudad de México, 4 de noviembre (SinEmbargo).- El problema de los feminicidios y violación a los derechos humanos en México alcanza niveles de “crisis”, advierte el informe “De sobrevivientes a defensoras: Mujeres que enfrentan la violencia en México, Honduras y Guatemala”, elaborado por la Iniciativa de las Mujeres Premio Nobel que el año pasado visitaron el país para investigar este tipo de crímenes.

Entre 2006 y 2012 los feminicidios en México aumentaron 40%. En estados como Chihuahua, el número de asesinatos contra mujeres es 15 veces más alto que el promedio mundial. En el país, se cometen 6.4 asesinatos de mujeres por día, de los cuales, 95% quedan impunes según datos del informe y de la Organización de Naciones Unidas.

El reporte es resultado de la visita de una delegación de mujeres integrada por defensoras de Derechos Humanos (DH), periodistas y expertas en política, encabezada por las Nobel de la Paz Jody Williams (1997) y Rigoberta Menchú Tum (1992), realizada del 21 al 31 de enero de 2012 en México, Honduras y Guatemala.

“La guerra contra las drogas y el aumento de la militarización en México, Honduras y Guatemala se está convirtiendo en una guerra contra las mujeres.”, señaló Jody Williams en el informe.

Seguir leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 82 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: